Mantenimiento

PARARRAYOS Y JAULA FARADAY

El mantenimiento de cualquier sistema de protección contra el rayo es indispensable. En efecto, ciertos componentes pueden perder la eficacia con el transcurso del tiempo, debido a la corrosión, inclemencias atmosféricas, golpes mecánicos e impactos del rayo.

El sistema de protección mediante pararrayos y/o Jaula Faraday deben ser mantenidos durante toda su vida y deben ser revisados periódicamente, así también cada vez que el equipo reciba o registre una descarga o cuando la estructura protegida sea modificada o reparada, según la Normativa UNE 21.186:2011.

Es conveniente que se efectúe esta inspección, pues una instalación en mal estado puede ocasionar graves desperfectos materiales y en el peor de los casos, humanos.

La revisión de su sistema de protección contra el rayo le permite comprobar su eficacia y evitar los riesgos, derivados de una inadecuada, insuficiente o inexistente conservación.

Es necesario que cada inspección periódica realizada sea registrada en un informe detallado que recoja todos los resultados de la verificación y las medidas correctoras a tomar.

Tras realizar la revisión, cuando una verificación muestre que existen deficiencias o anomalías en el pararrayos e instalación, es conveniente realizar la reparación con el menor retraso en fin de mantener la eficacia optima del sistema, según la Normativa UNE 21.186:2011.

Certificamos el mantenimiento preventivo y correctivo de cualquier protección contra el rayo sea o no de nuestra fabricación teniendo en cuenta las condiciones y especificaciones de cada fabricante y conforme a las normativas vigentes.

El mantenimiento en la instalación de pararrayos se compone de la siguiente revisión e inspección:

Estudio de protección
  • Estudio de protección para determinar si el nivel de protección y la actual cobertura está lo suficientemente dimensionada para la Seguridad de la zona a proteger contra el rayo.
Red conductora
  • Nº de bajantes
  • Características del material de las bajantes: cable, varilla, pletina…
  • Trayectoria y ubicación del bajante: exterior /interior
  • Comprobación del tensado y curvas de la bajante.
  • Comprobación de las abrazaderas, estado y fijación.
  • Comprobación de la existencia, estado y tipo de tubo de protección.
  • Comprobación de las distancias de seguridad con los conductos de gas.
  • Comprobación de la existencia y/o protección de cables eléctricos.
  • Comprobación de distancia de seguridad con cables eléctricos enterrados.
  • Comprobación de la existencia de contador de rayos, estado y valor obtenido.
  • Comprobación de conexión de la bajante existente y continuidad eléctrica hasta la toma de tierra
  • Comprobación de las conexiones, oxidaciones, fijaciones y estado general de conservación.
Cabeza captadora
  • Características y tipo de pararrayos /modelo /radio de acción.
  • Comprobación del mástil, conexiones, oxidación y fijaciones.
  • Comprobación de los anclajes, oxidación y fijaciones.
  • Comprobación de elementos próximos o dentro del radio de protección ubicados en cubierta; antenas, elementos metálicos, aparatos de refrigeración, estructuras, chimeneas…
  • Comprobación de la altura necesaria para superar los 2 m. mínimo el punto más alto a proteger contra el rayo.
  • Estado general de conservación.
Toma de tierra
  • Comprobación de la existencia de toma de tierra.
  • Comprobación de la existencia de arqueta de registro: situación y estado.
  • Observación y comprobación del seccionador existentes: barra equipotencial /caja seccionadora / manguito
  • Comprobación del estado del seccionador
  • Medición de la resistencia de la toma de tierra con un medidor de tierras (certificación de calibración).
  • Comprobación de les conexiones, oxidación y estado general de conservación.

TOMAS DE TIERRA

Los valores ohmnicos de las tomas de tierra deben ser inspeccionados con regularidad por personal cualificado, ya que de su correcto valor depende el buen funcionamiento de los pararrayos, instalaciones y protectores de sobretensiones. En el mantenimiento se comprobara el estado general de la toma de tierra, las conexiones y se realizará la medición de la resistencia mediante un medidor de tierras, el cual dispone de certificado de calibración.